El ramo de Cristina

Después de muchos meses sin contar nada por aquí, va siendo hora de ponerme un poco al día. Como es de suponer, en estos meses he tenido cancelaciones, pero sobre todo, aplazamientos. En el caso de Cristina no fue así. Tuvo la suerte de poder celebrar su boda en la fecha elegida, adaptándola a las circunstancias.

Este es un negocio muy personal. Personal porque cada ramo, cada artículo que envío, lo hago yo en persona. Y personal porque cada ramo de papel es único, aunque algunos se parezcan. Se diseñan para cada novia, se crean, se per-so-na-li-zan. Tan es así, que te cuento un secreto. Si visitas mi Instagram, verás que en las publicaciones de ramos de novia recibo muchos comentarios preguntado por precio. Generalmente, la pregunta que recibo, bien por comentario, bien por mensaje directo es “¿Qué precio tiene?”. Te confieso una cosa; cada vez que leo esa pregunta pienso para mis adentros “pregúntale a la novia si lo vende y qué precio le pone”. Porque ese ramo ya no está a la venta. Ese ramo se hizo para una persona en concreto. Puedo hacer uno parecido. Cambiaremos algún color, o cambiaremos la paniculata por broom, o quizás la cinta que ata el tallo será de otro material. Pero ese ramo, ese, para mí ya no tiene precio.

Como decía, es un negocio muy personal. Y Cristina fue de esas personas que en el primer momento me llegó. Conectamos. Ya en el primer mensaje de consulta algo de ella me enamoró. Cristina no se casaba sola. Con ella iba a recorrer el pasillo su hija de 6 años. Y quería que su niña también llevase ramo. Pero es que además, el ramo de Cristina tenía que dividirse en dos para poder regalarlo después en la fiesta.

¿Te cuento algo? Los ramos divisibles (ramos de papel o naturales), son tan complicados que se pueden convertir en una pesadilla. Porque cuando están las partes “sueltas” deben ser un ramillete, deben ser bonitas. Pero además, al estar juntas, deben formar un todo bonito, y que no sea gigantesco. Así que se trata de encontrar el equilibrio. Una vez hechas las dos partes y comprobado que quedaban bien juntas, a Cristina le envié el video para que viera cómo “arreglar” las dos mitades una vez separadas para hacer dos ramilletes. En caso contrario, al quitar la cinta que sujetaba las dos mitades, se habría encontrado con dos semiesferas perfectas, sin saber qué hacer. Y a mí no me gusta dejar a mis chicas colgadas. Por eso hice el vídeo, adelantándome a los acontecimientos. O como mi marido informático dice: “planteando todos los escenarios posibles”.

En el caso del ramo para su hija, Cristina insistía en que fuese un ramo acorde a su edad, a su tamaño. Así que opté por una locura. Decidí que el ramo de la peque sería igual que el de su madre, pero en pequeño. Es decir, hice el mismo número de flores, pero en pequeño, a escala. Confieso que tan perfeccionista soy, que coloqué cada una de las pequeñas en la misma posición que en el ramo de novia. Una vez acabado, era como si hubieras lavado en agua caliente el ramo original y hubiera encogido.

Ramo de rosas de papel y réplica pequeña

Cuando lo recibió Cristina, quedó más que contenta. Su niña aún más. Porque llevaba el ramo como el de mamá. Será un ramo que le quedará de recuerdo, y que la verá crecer.

Cristina y yo ya lo sabemos; es más, ya lo hemos hablado. Tenemos un café pendiente, en Madrid o en Barcelona, depende de quién viaje antes. Y lo tomaremos, no quedará en el cajón de asuntos pendientes.

Cristina, gracias por confiar mí. Pero sobre todo, gracias por cruzarte en mi camino.

1 comentario en “El ramo de Cristina”

  1. Una vez más tu profesionalidad y gran corazón se plasman no sólo en tu trabajo sino en las palabras escritas, que claro está, no es mas que tus sentimientos plasmados en letras.

    Responder

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies, tanto propias como de terceros, para recopilar información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, generada a partir de sus pautas de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.Más info

Aceptar